11 excuses typiques pour ne pas toucher un Kamishibaï (pas même avec un bâton)

11 excuses typiques pour ne pas toucher un Kamishibaï (pas même avec un bâton)

Vous avez découvert l'univers du Kamishibai et il vous a fasciné, mais n'avez vous pas fini de décider d'en acquérir un ? Vérifiez que vous ne souffrez d'aucun de ces 11 symptômes. Attention, ils sont contagieux.

“Comme c'est beau !” “J'adore les illustrations.” “Ça en jette, non ?” “Super original.” “Bien sûr, ça devait être japonais !”

Si l'une de ces phrases vous a traversé l'esprit lorsque vous avez vu un Kamishibai en action (ou Instagram), soyez prudent. Vous êtes déjà infecté, maintenant tout votre être va se rebeller contre vous pour s'éloigner le plus possible de lui, avec toutes sortes d'astuces. Bienvenue aux 11 excuses typiques pour ne pas toucher un Kamishibai avec un bâton.

  1. Les enfants veulent juste voir des vidéos sur YouTube.

Si cette affirmation catégorique s'est emparée de votre esprit et efface de votre mémoire tout ce que vous avez vécu lorsque vous avez vu un Kamishibaï, combien nous sommes désolés, vous êtes infectés !

Bien sûr, Kamishibaï ne peut pas rivaliser avec l'image en mouvement, mais il ne prétend pas le faire. Si nous mettons Kamishibaï et YouTube dans le même sac, nous n'avons rien compris.

YouTube est une plateforme qui peut contenir beaucoup de matériel intéressant pour les enfants. En voici un bon exemple. Et il peut aussi contenir beaucoup de matières aussi puantes qu'un tas de fumier (non, ne donnons pas d'exemples par respect pour votre santé mentale). Ça n'a pas d'importance. Après tout, ce sont toujours les mêmes vidéos. Ils ne changent jamais, peu importe combien de fois on les voit.

Une narration Kamishibai est unique. Les illustrations peuvent toujours être les mêmes (si on le souhaite), mais la façon dont on raconte l'histoire est inimitable. C'est là que réside une grande partie de sa valeur : même si votre public vous demande de le répéter, vous ne pourrez jamais le faire de la même façon.

Réfléchissez à ceci : un enfant qui regarde YouTube peut vouloir devenir youtuber. Mais il est compliqué de réussir, il faut des moyens et des ressources. Un enfant qui entend une histoire de Kamishibaï est très susceptible de vouloir devenir narrateur. Peut-il l'atteindre ? Cela dépend seulement du fait que vous le laissiez ou non : il n'a même pas besoin de savoir lire pour en être un : il a l'image au dos du théâtre !

Oui, mais les enfants veulent juste regarder des vidéos sur YouTube. Vous êtes sûr ? Présentez-leur Kamishibai avec un peu de cérémonie et racontez leur une histoire avec des illustrations captivantes. Puis demandez-leur s'ils veulent voir la énième vidéo de chatons tombés d'une étagère, ou que vous racontiez à nouveau “Monsieur Nimbo et la machine à nuages”. Parlez-nous en !

  1. Nous avons déjà assez de jouets à la maison.

Ne serait-ce pas génial si vous pouviez mettre une sorte de "filtre" pour tout ce qui entre dans votre maison, surtout si c'est pour les petits ? On ne sait pas quoi dire quand quelqu'un se présente à la maison avec un de ces 18 jouets vraiment glauques que vous n'offrirez jamais à votre enfant, mais ils sont là. Ces "choses". Et le pire, c'est que si vous les jetez, vous allez recevoir des menaces et des contrariétés(peut-être pas de vos enfants, mais de la personne responsable de leur achat).

Nous serions d'accord avec vous si vous n'aviez pas été infecté ! Le Kamishibaï n'est pas exactement un jouet éducatif, ni un livre. C'est tout cela et bien plus encore. Nous aimons le définir comme "le Thermomix des histoires", parce que les histoires les plus fascinantes peuvent y être cuisinées facilement.

Très peu de jouets ont des possibilités infinies, et très peu de livres peuvent cesser d'être des livres (cela ne compte pas quand ils sont utilisés comme support de canapé). À l'intérieur d'un Kamishibaï s'adapte à tout ce que votre imagination peut concevoir. Des histoires déjà créées avec de merveilleuses illustrations, à vos propres histoires. Vous choisissez vous-même les ingrédients et personnalisez les plats selon les goûts de vos convives, c'est l'expression ultime du bricolage !

  1. Je ne suis pas doué pour raconter une blague.

C'est clair pour vous : le Kamishibaï vous a semblé merveilleux si ce n'était pas pour le “petit” détail que, après tout, il s'agit de parler en public. Non seulement ça : il s'agit de raconter en public une histoire que tu n'as même pas inventée toi-même... “Mais si je ne suis même pas assez drôle pour raconter une blague, imaginez une histoire...” Alarme, vous êtes infecté !

Il n'est pas nécessaire d'avoir un talent particulier pour utiliser un Kamishibaï. Vous n'avez pas besoin d'être une actrice ou une conteuse professionnelle. Il suffit de savoir lire et d'oser être soi-même. De là, tout un monde de possibilités s'ouvre. Vous pouvez improviser des parties de l'histoire, ajouter de la musique, porter des costumes, prendre soin de l'éclairage, créer une nouvelle fin... ou lire l'histoire telle quelle. Le plus important, c'est que vous vous appropriiez l'histoire. Rappelez-vous que “l'histoire n'est pas l'histoire, l'histoire est celle qui la raconte”.

Lorsque vous racontez une blague, ou quelque chose qui est arrivé à quelqu'un, vous n'avez généralement pas plus de ressources que votre voix et vos gestes. Lorsque vous lisez un livre pour enfants, vous le faites habituellement en le tenant avec vos mains. Lorsque vous utilisez un Kamishibaï, vous ouvrez une grande fenêtre sur l'imagination : votre public voit ce que vous dites, vos mains sont complètement libres et vous créez une distance entre le narrateur et l'auditeur. Même s'il vous semble que vous “lisez simplement sans aucune grâce”, vous multipliez en fait l'immersion.

  1. Ils ne lisent même pas les noms des Apps !

J'ai mis mes meilleures intentions. Je les accompagne dans les merveilleuses librairies pour enfants et je les laisse choisir les livres qui attirent le plus leur attention. Tous les soirs, je travaille dessus pour qu'ils puissent lire un peu. Rien. Finalement, ils s'ennuient comme des huîtres et me demandent s'ils peuvent jouer avec l'iPad. Je pense qu'ils aiment si peu lire qu'ils ne lisent même pas le nom de l'application.

Le farniente du lecteur a pris le dessus sur toute sa famille. Il n'y a plus de retour en arrière maintenant. Un Kamishibaï ne ferait qu'empirer la situation. Oui, c'est... il est infecté !

Si vous pensez que le Kamishibaï est simplement une histoire en images, vous voyez le verre à moitié vide. Il a été utilisé pendant de nombreuses décennies pour promouvoir la lecture dans de nombreux pays, avec grand succès. Savez-vous quelle est l'une des clés du succès, bien plus qu'une lecture avec une histoire à la main ? Quelque chose d'aussi simple que personne ne voit que le narrateur le lit. Même si vous leur avez expliqué très clairement son fonctionnement, dès que les portes du théâtre s'ouvrent, votre public cesse de le voir comme une lecture. Et un lien très spécial commence à se tisser entre le narrateur, le public et l'histoire.

Lorsque vous utilisez le Kamishibaï, vous n'avez pas besoin de les forcer à lire : vous pouvez être sûr qu'ils voudront devenir narrateurs, passer les planches, affronter un public... Dès qu'ils savent lire, ils vont immédiatement commencer la narration de leur texte. Mais même s'ils ne savent toujours pas bien lire, ils peuvent inventer l'histoire : du fond du théâtre, ils voient toujours l'image que leur public voit. En d'autres termes, vous leur donnez beaucoup de motivation pour lire et aimer lire.

  1. Je vais le faire moi-même, je suis très habile.

Qu'est-ce qu'un Kamishibai ? C'est un cadre en bois où tu mets des images, n'est-ce pas ? Eh bien, je peux le faire moi-même facilement, je suis très habile. Et si je ne suis pas sûr de trouver des centaines de tutoriels sur YouTube. Ou je peux parler à mon amie Danielle, qui est ébéniste. Elle sera ravie de m'aider. Cela me permet aussi d'économiser de l'argent.

Vous ne savez pas à quel point nous sommes désolés, mais... vous êtes infectés !

Nous comprenons parfaitement. L'aspect artisanal que respire un butai en bois est trompeur (ceux en carton ne parlent même pas, ils ne captent pas un tiers de l'attention que ceux en bois : ils bougent, se ferment, tombent et se cassent à la troisième planche).

Oui, un butai semble facile à construire. Oui, vous avez un excellent tutoriel sur la façon de construire un théâtre Kamishibaï ici. Non, ça va prendre beaucoup plus de temps que vous ne le pensez. Non, ne pensez pas que ce sera bon marché (et cela n'inclut pas les heures passées et les déplacements).

Oui, mais je vais le faire moi-même, je m'en fiche. Très bien, la seule chose que nous vous souhaitons (aussi bien que bonne chance) est que le processus ne vous éloigne pas de votre but final : faire usage du Kamishibai. Gardez le seuil de frustration très élevé afin de ne pas souffrir du syndrome du boulanger : plus il fait de gâteaux, plus il déteste les bonbons.

  1. Es mucho lío y no tengo tiempo para historias.

Ay, esta vida que llevo, que solo tengo tiempo para lo urgente y lo importante lo guardo en un cajón para abrirlo de vez en cuando. Y el caso es que antes tenía tiempo para todo, pero ahora…

Si el fantasma del Conejo Blanco de Alicia se ha apoderado de tu vida y te hace pensar que el Kamishibai es una maravilla, pero también un maravilloso lío consume-tiempo… ¡estás infectada!

Tranquila, aquí no vamos añadirte más estrés contándote cómo reducir el estrés. Simplemente queremos decirte que la mayoría de nosotros está igual, con falta de tiempo. Somos de la opinión que desde la llegada de los dispositivos inteligentes con acceso a internet, se ha desatado una batalla campal por la conquista de nuestro tiempo. Todos lo quieren, desde las redes sociales más concurridas hasta los servicios de streaming más novedosos. “¡Págame con tu tiempo! Al fin y al cabo soy gratis o muy barato…”. Si metemos al Kamishibai en el mismo saco, entonces sí que nos hemos liado.

El Kamishibai es una técnica absolutamente social, y por eso puede parecer algo complicado a primera vista. Nada más lejos de la realidad. Es cierto que puede ser tan complicado como tú quieras, pero, en esencia, es muy sencillo: solo necesitas que alguien se pare a escuchar. La duración de las historias en su forma más básica está entre 5 y 10 minutos. Su preparación previa más simple no lleva más de un minuto. Y la recompensa es muy valiosa: diversión, autoestima, capacidades sociales… No, ningún estudio científico avala esta afirmación, pero nos gusta pensarla: una narración Kamishibai de cinco minutos con tus hijos equivale socialmente a tres horas de actividad en Instagram.

  1. No me hace falta el armatoste ese del teatro (a.k.a. “qué bonitos los salvamanteles”).

“¡Qué bonitos los salvamanteles!”, escuchamos de vez en cuando cuando alguien ve unas láminas Kamishibai fuera del butai.

“Bueno, esto ya estaba inventado con las flashcards”, nos cuentan cuando explicamos la técnica con las láminas en la mano y sin el teatro.

“Pero, ¿cada lámina es un cuento?”, nos preguntan confundidos al ver las láminas sueltas.

En realidad, no hace falta ese armatoste de madera para contar historias, sean Kamishibai o no. Con sujetar los “folios” de la historia con mis manos, el efecto es el mismo. Que sí, que lo he visto en YouTube.

Si crees que la naturaleza te ha bendecido con un carisma desproporcionado, que tienes tanto poder de captar la atención que ni el espectador más despistado se te resiste, que incluso con tu cara detrás de un puñado de folios tu público se entera de algo… precaución… ¡estás infectada!

Si ya eres asidua de nuestro blog, sabrás cuánto detestamos “dogmatizar” sobre el Kamishibai. A día de hoy, nadie tiene suficiente autoridad científica como para encorsetar la técnica hasta reducirla a un conjunto de normas que definen quién hace Kamishibai en este mundo y quién no, y menos aún si sólo se basan en tradicionalismos o experiencias personales. Kamishibai eres tú, un cuento en láminas y tu público.

Lo que yo decía, que no me hace falta el armatoste ese del teatro. Bueno, no es que no te haga falta, es que lo que vas a conseguir sin él no es ni la mitad de provechoso. Te va a costar horrores predisponer a tu público a la escucha. Vas a necesitar algo más que tu propia voz para conseguir ese halo de misterio y magia que viene incluido en el teatro. Y si encima estás usando folios en lugar de láminas del gramaje apropiado… tu narración se va a degradar de “maravilla” a “chapucilla”. Y, lo creas o no, esto influye enormemente en todo aquello que quieres conseguir al contar un cuento (incluso si el propósito es únicamente entretener).

Sin utilizar el teatro, tu cuento Kamishibai será un precioso muestrario de... salvamanteles.

  1. Tiene pinta de ser muy caro.

Se ve que alguien se acercó a Voltaire y le dijo: “La vida es dura”. A lo que él respondió: “¿Comparada con qué?”.

- Por mi experiencia (o por el buen gusto que tengo), todo lo que me llama poderosamente la atención vale un ojo de la cara. El Kamishibai me parece increíble, así que tiene que ser carísimo.

¿Cómo? ¿Que has llegado a pensar esto? Oh, cielos… ¡estás infectada!

- No, lo siento, esta vez no estoy infectada. Me parece bastante caro para lo que ofrece.

Si estuviese fabricado en China, si quienes cortan la madera y graban las letras japonesas en la puerta no fuesen compañeros, si no lo hubiésemos sometido a mil y una narraciones para encontrar un equilibrio entre calidad, facilidad de uso y durabilidad…

- ¿A qué te vuelvo a poner la excusa 5, “ya me lo haré yo, que soy muy apañada”? Sigue siendo muy caro.

Vale, dejemos los argumentos comerciales a parte. El teatro debería hablar por sí mismo (aunque en realidad quienes lo hacen son todos los gaitos kamishibaiyas que usan nuestro Teatro Kamishibai).

- Al grano.

Pues que quizá no deberías ver el Kamishibai como si fuera un libro infantil, tiene muchísimas posibilidades más. Quizá lo que necesitas es encontrar el teatro más adecuado para ti, tanto por necesidades como por presupuesto. Si ves claramente que lo vas a usar en casa, por ejemplo para contar cuentos de buenas noches como nunca, o para tener todo un abanico de actividades que antes ni se te pasaban por la cabeza, desde tan solo 32,95€ te puedes hacer con un Teatro Kamishibai FAMILY (A4)...

- Me sigue pareciendo caro.

No quería sacar a Voltaire, pero… ¿comparado con qué?

  1. Un regalo estupendo… pero para Navidades.

Efectivamente, en cuanto viste el Kamishibai pensaste que sería uno de los regalos más originales que has hecho en los últimos años. El problema es que… ¡todavía no es época de regalos!

Este síntoma muchas veces viene de la mano del número 2, “ya tenemos suficientes juguetes en casa”, generando un cuadro que parece tener una complicada solución. ¿Y si me convierto en esa persona odiada que les llena la casa de trastos que nunca usan? Quizá lo aprecien más en Navidades, pero, claro, si ni siquiera saben lo que es, ¿cómo lo van a valorar? Y además, si no lo han pedido, seguramente se sientan decepcionados.

¿Te lo dices tú o te lo decimos nosotros? Venga, va… ¡estás infectada!

A lo largo de los años, hemos visto reacciones muy diferentes en aquellos a los que les descubrimos la técnica del Kamishibai por primera vez. Como tú, muchos lo ven como un regalo genial y original. Y la verdad es que lo es. Pero también te invitamos a que le tomes la temperatura a esa idea: si no es muy elevada y la persona que va a recibir el regalo no sabe ni lo que es, te recomendamos que cambies de regalo. Ni siquiera para Navidades.

Cuando alguien no conoce el Kamishibai, no necesita explicaciones maravillosas: necesita vivirlo. Te va a tocar hacer una demostración si no quieres escuchar alguna que otra falsa verdad ("aha, qué regalo tan interesante, muchas gracias"). Y si vas a hacer una demostración, te recomendamos estar muy motivada para hacerla. Así que si el termómetro revienta ante la sola idea de regalar un Kamishibai, no hace falta que lo dejes para Navidades. ¡Siempre será un éxito!

  1. Lo usarán una vez y ya.

Mira a tu alrededor. ¿Serías capaz de contar con los dedos de una mano todas aquellas cosas que hace más de tres meses que no usas para nada? Aquellas que cuando entraron en tu vida parecían que la transformarían por completo, pero que luego se han convertido mágicamente en objetos invisibles.

¿Cómo? ¿Que te faltan dedos? ¡Estás infectada!

Efectivamente, es algo que puede ocurrirle incluso al más especial de los Kamishibais: caer en el más absoluto de los olvidos. Después del entusiasmo inicial, de ese día tan mágico donde todos estaban como locos alrededor del teatro contando historias, viene la hora de guardarlo. ¡Ale! A su caja y al fondo del armario. Y ahí se quedó para siempre. Oye, ¿tú crees que cobrará vida por la noche, cuando nadie le ve? ;)

Podemos tener algunas estrategias para que esto no ocurra:

  • Que siempre esté a la vista y bien a mano. Dentro de su caja y oculto en el armario nadie se acordará del pobre Kamishibai, y cada día dará más pereza sacarlo de ahí. Es bonito y seguro que encaja con tu decoración.
  • Que cada día tenga un aspecto diferente. Un día puede estar cerrado, otro abierto con una lámina nunca vista (recuerda el DIY), otro día puede irse de viaje como el enanito de Amelie...
  • Piensa más allá de los cuentos y más allá de la sala de juegos: puede servir para mucho más. ¿Qué podrías hacer con él en la cocina?
  1. Somos ya muy mayores.

“Hoy en día hay de todo para los niños. ¡Quién fuera uno!”

“Les encantaría el Kamishibai… si no tuvieran ya diez años”.

Dos comentarios que escuchamos con frecuencia. Si piensas que el Kamishibai es sólo para contar cuentos a los más pequeños… ¡estás infectada!

En un futuro artículo os detallaremos maneras muy distintas de usar un Kamishibai. Y es que no es solo una fantástica herramienta para contar cuentos infantiles, es todo un universo en expansión que se nutre de tus ideas y de tu imaginación. Por eso, no está indicado para ninguna edad en concreto: eso solo lo decides tú.

Bueno, ¡basta ya de excusas! ¿Cuáles son las razones por las que sí tocarías un Kamishibai? Déjanos un comentario más abajo, ¡estamos deseando escucharlas! Y si has encontrado algo de valor en este artículo no dejes de compartirlo y Me-gusta-earlo: nos mantiene muy motivados para seguir explorando esta técnica tan llena de posibilidades.

¡Hasta nuestro próximo artículo!

Posté le 21/09/2017 Kamishibaï KIDS (A4), Articles en vedette 42 4426

Articles connexes

42 Commentaires

  • Iñaki de Kamishibai Universe

    Iñaki de Kamishibai Universe 05/10/2017

    Wow! Qué felicidad ver tantas buenas razones y tan pocas excusas!
    Vuestros comentarios nos dan grandes motivaciones para seguir explorando y compartiendo todo sobre la técnica del Kamishibai.
    Mil gracias y un fuerte abrazo!!
  • lara vidal pastor

    lara vidal pastor 03/10/2017

    Me encanta tocar el kamishibai ! y además sumarle música con mi violoncello ... les atrapa todavía más a los niños ,entre las imágenes y lo musical se crea otra atmósfera .
  • Anna Vilà Reche

    Anna Vilà Reche 03/10/2017

    Lo quiero para dejar boquiabiertos a mis hijos! Si con los cuentos disfrutan mucho, imaginad con un kamishibai!
  • Virginia Juez Fuentespina

    Virginia Juez Fuentespina 03/10/2017

    Dejemonos de chistes, y pasemos a las razones por la que sí que hay que usar el kamishibai.
    Es un recurso maravillos que abre las puertas al mundo de la fantasia, una genial forma de hacer magia. Además de disfrutar contando y ver lo felices que son con este teatro.
  • Gema Diego Calvo

    Gema Diego Calvo 30/09/2017

    Quiero que entre en mi casa ese universo mágico que estoy segura que es y dejar de poner-me excusas tontas...
  • Ana Garcia nogueras

    Ana Garcia nogueras 30/09/2017

    Yo deseando estoy de volver a sacar el nuestro y esta vez con ayudante. Mi hijo mayor era un enamorado del kamishibai le pedia hasta 5 cuentos a papa Noel y ahora ya vamos a empezar a contarselos al pequeño de la casa. Sera genial!!!!
  • xandra torres barriuso

    xandra torres barriuso 30/09/2017

    Como maestra de E.Infantil, me parece una gran herramienta para fomentar el interés por los cuentos, la escucha con atención, también interactuar a lo largo del cuento con preguntas.. es una herramienta muy motivadora par ellos, y el poder tener cada cuento en los 3 idiomas que se trabaja en el aula, es una gozada. Como madre lo usaré también cuando mi hijo sea más mayor, que aun tiene solo 3 meses.
  • Antonio Rubio

    Antonio Rubio 30/09/2017

    Buenas a todos.
    Como educador infantil y pedagogo el Kamishibai me parece una herramienta poderosa y bella. Los cuentos y su narración son una forma de educación maravillosa y ancestral. Quien ponga excusas es porque no se ha dejado atravesar por esta tradición.

    Suerte y salud para todos.
  • Patri Montero Ramos

    Patri Montero Ramos 30/09/2017

    Estamos contagiados y queremos infectarnos del todo!! Queremos abrir esta ventana a la imaginación y la diversión todas las noches ❤️
  • Ana Blanco

    Ana Blanco 30/09/2017

    Me encantaría tocar un kamishibai! Mi peque tiene autismo y es muy visual, creo que sería una forma magnífica de captar su atención y pasarlo bien juntos
  • Blanca Martínez Pascual

    Blanca Martínez Pascual 30/09/2017

    Me encantaría trocar uno e ir aprendiendo porque es como una entrada a los sueños.
  • Susana Meléndez López

    Susana Meléndez López 29/09/2017

    No es que "lo tocaría".... Es que a partir de esta semana que viene voy a tocarlo dos veces por semana en el cole, en un taller de animación a la lectura para mis chicos de 4º y los de 1º. Ya lo usé con otros grupos el año pasado y el anterior y sencillamente FLIPARON.
    Cualquier día lo saco en casa (ya se sabe, en casa del herrero....) y le cuento un cuento a mi pedugo, que fijo que alucina.

    Gracias mil por esta maravilla, hace ya casi 3 años (o 4, no recuerdo bien) que lo tengo y disfruto cada vez que lo saco en el cole.
  • Laura Hernaiz Ballesteros

    Laura Hernaiz Ballesteros 29/09/2017

    Yo lo usaría con gusto, ya que se abre un mundo nuevo cada vez que abres el kamishibai!!
  • Vanesa Vargas Llavata

    Vanesa Vargas Llavata 29/09/2017

    Yo si lo tocaría encantada y mi princesita que está dotada de una gran imaginación, aún más encantada si cabe
  • Mª Jose Tomas

    Mª Jose Tomas 29/09/2017

    Lo tocaria encatada! Creo que el Kamishibai es un recurso magico para utilizarlo en la biblioteca escolar donde trabajo. Es ideal para fomentar la lectoescritura, con el los niños pueden dejar volar su imaginacion y crear historias fantasticas. Tambien es un buen recurso para que los niños pierdan la verguenza a hablar en publico. Gracias
  • Ana Carbonero Molia

    Ana Carbonero Molia 29/09/2017

    Para tocarlo, manipularlo, inventar historias nuevas, retorcer el argumento de los cuentos mil veces contados, hacer que la imaginación flote hacia el infinito... La excusa para tocarlo, ¿es para mis hijas o para mí?
  • Tatiana Rodriguez Quintana

    Tatiana Rodriguez Quintana 29/09/2017

    Sin duda estoy infectada , pero hace ya algún tiempo , aunque hasta ahora me vacunaba , creo este otoño me dejaré enfermar y tendré mi kamishibai .
  • Ángela Estévez Rey

    Ángela Estévez Rey 29/09/2017

    Me gusta el sistema para hacer el momento "cuentacuentos" más vistoso.
  • Gemma Vaquero Heredia

    Gemma Vaquero Heredia 29/09/2017

    Nosotros lo queremos porque nos encantan los cuentos, porque queremos contarle historias a los compis del cole, a las vecinas, a las titas y a los "otros" niños de mamá. Además tenemos algunos cuentos pensados para contar el!! Ojalá nos toque!!
  • Barbara Williams Segovia

    Barbara Williams Segovia 29/09/2017

    Nosotros lo que queremos son más cuentos (vale, y uno grande que el pequeño se nos queda muy pequeño jajajaja).
  • Noelia Migueles

    Noelia Migueles 29/09/2017

    Imposible no tocar un recurso tan bonito, tradicional y atractivo!! Como madre y maestra me encantaría tenerlo , estoy segura de que haría un buen uso de él!! Ojalá tenga suerte!!
  • Barbara Guillen Gonzalez

    Barbara Guillen Gonzalez 29/09/2017

    Me encanta el artículo, yo soy de las de DIY, me iba a hacer uno de cartón, pero al final no encontré el tiempo para ponerme a hacerlo! Por eso espero que me toque
  • Nuria Ramírez Pozo

    Nuria Ramírez Pozo 29/09/2017

    En casa somos muy del "hazlo tu mismo", el problema es que nos falta tiempo
  • Judit Simó Soldevila

    Judit Simó Soldevila 29/09/2017

    Perfecto para contar historias!!
  • M Carmen Gomez Martinez

    M Carmen Gomez Martinez 29/09/2017

    A mi hijo le encanta crear e imaginar historias y aunque tiene 8 años se que lo va a disfrutar mucho y asi podra espresar y explotar toda la imaginacion que tiene.
  • Emi Rentero

    Emi Rentero 29/09/2017

    Mi excusa es ¿por qué no lo tengo ya? Aiss con lo que me gusta, bueno nos gustan los cuentos, las historias y las distintas formas y recursos que hay para hacerlo.
  • Maria Paraire

    Maria Paraire 29/09/2017

    Yo no tengo ninguna de esas excusas! Es fantástico, Ona lo fliparia y nosotros seguro también!! Crear, narrar, imaginar...!!!
  • Daniela Cifras Herrera

    Daniela Cifras Herrera 29/09/2017

    Es imposible no tocarlo, si es maravilloso, alucinante y mágico el universo al cual conduce!!! Permite a grandes y pequeños detenerse en el tiempo y re-encontrarse con el niño interno para mimarlo y hacerlo cómplice de cada historia maravillosa relatada en el kamishibai. Es un regalo su existencia, un placer único para conectarnos como humanos, en estos tiempos tan tecnológicos. Gracias kamishibai por existir!!!!! Quiero ser la ganadora ☺️☺️☺️☺️☺️
  • Paula Guerrero Rubio

    Paula Guerrero Rubio 29/09/2017

    Nada de excusas!
    Sin duda tocaría un kamishibai para utilizarlo como buen recurso en mi clase de primaria. Creo que es una nueva manera de experimentar los cuentos, no solo por parte de la maestra pero para animar al alumnado a contarlos tambien.
    Genial!
  • Laura Caballero Muñoz

    Laura Caballero Muñoz 29/09/2017

    Claro que lo tocaria!!! Solo por ver la cara de alucine de mi pequeño al escuchar y ver esta magnifica y original forma de contar historias.
    Gracias!
  • Sandra Isoldi

    Sandra Isoldi 29/09/2017

    No hay nada más maravilloso que regalar tiempo a los tuyos, y kamishibai es compartir historias compartir tiempo imaginación.... Me veo con mis niñas contando cuentos y llevándolo a sus fiestas de cumpleaños para contagiar a todos sus amigos de la magia que tiene un momento kamishibai. Creo que si lo tocaría, ¿no??
  • Naty Bellido

    Naty Bellido 29/09/2017

    Infectados!!! Jajjaja
    Mi razón para tocar el Kamishibai y disfrutarlo es sencilla, porque es autentica mágia y es la oportunidad de tocar y disfrutar la magia!
    Hay que disfrutar de la experiencia única de tocar y sentir un kamishibai!!! seas como seas, tengas la edad que tenga!!!
  • Susana Fernandez ruiz

    Susana Fernandez ruiz 29/09/2017

    Creo que me he dado todas las excusas del mundo mundial, a ver si lo hago yo misma, igual no me hacen ni caso, igual se muere del asco en un armario... todos los años voy a contar cuentos a coles, y uso álbumes ilustrados, a los niños les encanta como los cuento pero tengo la espinita clavada.. siempre que tengo que ir a contar los cuentos miro y remiro el kamishibai, y siempre encuentro una excusa para no comprarlo, todos los años lo miro... Sé que a los niños del cole les encantaría..
  • Sabino Aranzabal Garcia

    Sabino Aranzabal Garcia 29/09/2017

    Es un espectaculo para toda la familia.
  • Laura Fernández Martín

    Laura Fernández Martín 29/09/2017

    No sólo lo tocaría, si no que primero los usaría en casa para practicar con mi peque y cuando lo tuviera dominado lo llevaría al cole para mis alumnos!!Doble aprovechamiento!!
  • BEATRIZ DE DIEGO HERRERA

    BEATRIZ DE DIEGO HERRERA 28/09/2017

    Me encanta!!! Es una preciosidad... y los niños prestan mucha atención al cuento y a toda la teatralización que le rodea. Lo he usado una sóla vez, pero con muchas ganas de sacarle más partido..... Sería estupendo tener el pack de iniciación al Kamishibai familiar. Gracias
  • Patricia Santos

    Patricia Santos 28/09/2017

    Madre mia! Con las ganas que tengo yo de tener uno! Para casa con mis hijas y para usarlo en el cole con mis alumnos!!!! Alucinarían!!
    Como decís, todo son excusas y vivimos en una época donde nos sentimos muy egoístas, pero yo quiero hacer actividades de calidad con mis hijas y mis alumnos. Gracias!
  • Isabel Blanco Selas

    Isabel Blanco Selas 28/09/2017

    Excusas y nada más que excusas!!!
    Quien pone excusas no sabe lo que se está perdiendo.
    En la biblioteca en la que trabajo hace años que lo utilizamos, jugamos, inventamos, contamos, creamos nuestras propias historias... hasta cantamos con el Kamishibai.
    Los niños/as viven una experiencia inolvidable creando sus propias laminas.
    Gracias por este estupendo recurso que me ayuda a acercar la lectura a los pequeños usarios .
  • Manuel Peña Hermosa

    Manuel Peña Hermosa 28/09/2017

    Creo que yo estaría en el grupo de excusas 3, ¿conseguiré que al contarlo los peques lo disfruten? Me gustaría lanzarme, y sé que lo haré más tarde o más temprano, porque realizo talleres con niños. Ya disfrutan muchos de los cuentos y esto nos ayudará a crear nuestras propias historias, a imaginar y a divertirnos!
  • Aleja Fernández Gandarillas

    Aleja Fernández Gandarillas 28/09/2017

    Encantada estoy de tocar mi kamishibai A3 cada vez que puedo y mis niñas lo adoran .me encantaría poder disfrutar del formato familiar.Gracias
  • Alejandro Ahumada Avila

    Alejandro Ahumada Avila 28/09/2017

    No solo lo tocaría, si no que ya lo he hecho... y construyendo yo mismo mi butai. Que todavía no se ha roto y me ha creado un vínculo que se extiende cada vez que compro un cuento en Sieteleguas. No hay manera de describir lo que veo en los ojos de las niñas y niños cada vez que abro el teatro y las láminas empiezan a pasar mientras leo o cuento la historia, casi casi inventandandomela en el momento. Solo por eso creo altamente recomendable el dar el paso y tocar bien tocado un kamishibai. Es una experiencia inolvidable.
  • Rut Garcia

    Rut Garcia 28/09/2017

    Genial la manera de desmontar excusas baratas!!!
    Yo sí tocaría un kamishibai, porque es emocionante ver cómo los niños disfrutan escuchando y viendo de una manera tan original cuentos e historias con valores y significado, tan necesarios en nuestros días. Gracias por darnos esta herramienta para acercarnos a ellos.

Laisser un commentaireLaisser une réponse

Vous devez vous connecter pour poster un commentaire.
Pré
Sui

Aucun produit

To be determined Livraison
0,00 € Taxes
0,00 € Total

Passer à la caisse